Las letras volvieron a abrazar al jardín de las palabras. Palabras que, esta vez, llegaron disfrazadas de fantasía. Jugaban a correr como niñas entre los arbustos de aquel jardín que parecía estar vivo. Al principio el miedo apareció como uno de los motores del delicado movimiento...

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.