Lope de Vega admiraba a Góngora, Borges sentía predilección por las novelas detectivescas de Chesterton y Jonathan Franzen firmó una apasionada elegía a su venerado colega y amigo David Foster Wallace. El hecho de que los escritores manifiesten públicamente su reconocimiento por un autor contemporáneo o anterior es más habitual de lo que podría parecer. Esta fórmula viene...

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.